Quiebres

Pizarras para techos exclusivas. La cubierta define la imagen de su vivienda. Formas, colores y composición le confieren parte de su personalidad. (Tejas pizarra, Pizarra natural)

La quiebra queda definida por la línea de intersección de dos planos de una misma vertiente, que forma un ángulo diedro, cóncavo o convexo.
La línea de quiebra recibe el agua del plano superior o terrazón y la devuelve al de abajo o quebranto.

Quiebra convexa
La quiebra convexa es típica de la cubiertas tipo mansardas. Cuando la quiebra es con fecha se coloca un tablón acuñado en la base del terrazón para dar una combadura al borde, y el quebranto se termina en la línea de quiebra mediante una línea de reencuentro.
El ángulo diedro formado por terrazón y quebranto debe ser menor a 170°.
También se puede resolver éste tipo de quiebra, si se quiere evitar el rebosamiento de las pizarras, con una banda metálica dispuesta cerrando la arista de quiebra, bien directamente, introduciéndola bajo las pizarras del terrazón o bien haciéndola revestir la fila de pizarras de reencuentro del quebranto. Asimismo se puede utilizar una lámina de plomo que se adapta muy bien, permitiendo reparaciones fáciles.
Otra forma es colocar una moldura hecha con una madera en media caña que se fija en la cabeza del quebranto, rebosando hasta compensar el espesor del entarimado del borde del terrazón. Después se coloca una banda fina de plomo ajustada a la moldura para evitar la fila de reencuentro.
Encima, finalmente, se coloca la moldura metálica ajustada.
Las pizarras de borde del terrazón deben rebosar con un valor igual a un recubrimiento, calculados sobre el supuesto de colocación con clavo en la vertiente.

image001 (5)

Quiebra cóncava
En este caso de las vertientes con aleros alzados o de las buhardas rampante.
Como habíamos indicado, si la quiebra no es muy pronunciada se hace la cubrición como si no existiese, compensando regularmente la diferencia en la parte vista causada por la inflexión.
Si la quiebra es más importante, hay que hacer un corte en la cubierta. La vertiente con pendiente más pequeña se determina con una hilera de reencuentro y la otra vertiente se remata con un “falso alero”, con el endoble en la base.
El rebosamiento de ese falso alero sobre la línea de reencuentro debe ser igual, al menos, a un recubrimiento de la parte de abajo.
Cuando el ángulo de quebranto es muy grande, para solucionar el rebosamiento, que debería ser muy importante, hay que poner bandas metálicas sobre la hilera de reencuentro.

image003 (6)

(Tejas pizarra, Pizarra natural)